Es un video “surrealista” con una moraleja difícil de entender, sobre todo porque el audio del final no es claro. Realizado con el James y Guillermo Uralde en una tarde de acción creativa. Sigamos a Ulises en su cuarta odisea.